Capitulo 47: Comprar peces: Fallido




Iba a comprar un pececito, una bailarina naranja para ponerla a nadar en una bola de cristal grande a quien pudiera hablarle y verla a mi lado cuando trabajara. Fui entonces a la tienda de mascotas mas cercana. Pero la gente me decía que era una crueldad y cuando llegué a la tienda recordé las peceras de mi papá y los peces flotando muertos por descuido y falta de oxígeno (cuando el ya no los podía cuidar por falta de presencia física en la tierra) Así que mas bien no compré nada. Ni peces ni nada. Un viaje fallido.

2 comentarios:

Mauricio dijo...

Parece que el post lo escribió tu conciencia! Buena, buena esa...

Ana Maria Vallejo dijo...

Mauricio, viva la conciencia. :D

Publicar un comentario en la entrada