Capitulo 34: Bajando del Carmen de Viboral


Después de tierras frías y ajenas, llegamos a tierras conocidas y aunque frías verdes intensas y llenas del calor del amor. Habíamos pasado un bonito fin de semana en el Carmen de Viboral. De bajada mientras el viento golpeaba la cara, el frío congelaba la nariz, el ruido en los oídos, los ojos se delaitaban con el paisaje que conozco hace tantos años, el que no me canso de ver: las rayas del pavimento, las luces, las nubes, los buses. Viajar, moverse, para despejar los ojos, para cantar, o para pensar.

Musica de Susana Baca, "De los amores", la que tuve ayer en mi cabeza y que pegaba cuando veia las rayas del pavimento mientras recordaba.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada