Capítulo 10: Sábanas sicilianas


Cuando uno va caminando por las calles de Palermo, por la calles de los pueblitos amarillos claro, por los caminos estrechos y empedrados, cuando descubre un balcón, otro balcón encima, y otro, y otro. Huele a detergente, ropa recien lavada, a fresco, a limpio, a mañana con el mar recién lavado. Y luego uno ve a la señora salir a ver si ya estan secas, y ellas bailan con el viento, como quien no quiere dejar de estar ahi. Al aire. Bonitas sábanas al aire libre.

2 comentarios:

Albornoz dijo...

Una buena mirada a algo que, personalmente, me parece desagradable... secar la ropa en el balcòn o las ventanas... Yo que pensaba que esa era una costumbre sólo "Made in Colombia".

Ana Maria Vallejo dijo...

Ay, es que olía delicioso!!!! La verdad nuestras chibchombianadas siempre vienen de algún lugar!!!

Publicar un comentario en la entrada